luna facta La Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA) se conformó el 9 de diciembre de 2006 con entidades originadas en procesos de recuperación de empresas, nucleadas en el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER). Luego de la primera etapa, se incluyó a cooperativas de trabajo que no provenían necesariamente de la recuperación de empresas pero que cumplían con ciertos principios fundamentales para la organización cooperativa: carácter democrático, régimen horizontal, participativo y autogestivo. Actualmente, FACTA está integrada por más de 60 cooperativas de trabajo de todo el país lo que da cuenta del carácter nacional logrado. FACTA tiene desarrollo en provincias como Jujuy, Santa Fe y Mendoza, Salta, San Juan, La Rioja, Catamarca, Entre Ríos, La Pampa, Formosa, Chaco y tiene un desarrollo muy importante de cooperativas adheridas en Buenos Aires y CABA. Nuestra Federación es parte de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) fundada en mayo de 2009. Fuimos una de las Federaciones que impulsamos la creación de la Confederación porque entendíamos que era la herramienta gremial que venía solicitando nuestro sector. La CNCT, es una muestra cabal de la madurez política adquirida por el sector de cooperativas de trabajo. Esta herramienta gremial deberá unirnos a lo largo y a lo ancho del país. Los trabajadores tenemos muchas más necesidades y similitudes en común. Existen diferencias, pero no impiden que pensemos entre todos el rumbo para mejorar la calidad de vida de nuestros compañeros. Asimismo en agosto de 2014 formalizamos nuestra incorporación a la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y desde allí trabajamos en la Secretaría de Economía Social para fortalecer las cooperativas de la Central.   Declaración de principios   "Somos trabajadores autogestionados que con nuestro esfuerzo hemos sostenido nuestra propia fuente de trabajo y que aún en momentos de mayor deterioro de la economía nacional, pudimos promover más ocupación. No somos un grupo de apoyo de los gobiernos actuales, o futuros, ni tampoco somos parte de la oposición. Simplemente somos un sector que tiene sus propios proyectos, objetivos e intereses de clase y bregamos por ellos. Conscientes que nuestras empresas son instituciones de carácter social que necesitan crecer y fortalecerse; que formamos parte de un cambio cultural que busca transformar la competencia en ayuda mutua, el individualismo en respuesta colectiva. No somos parte del pasado sino del futuro que conducirá hacia una sociedad más justa y solidaria. Por lo tanto sostenemos con toda convicción la Autogestión de los trabajadores como un método de gestión vinculado a la democracia directa y en consecuencia con ello nos oponemos a la argucia de encubrir desde una forma cooperativa los viejos contenidos patronales que alejan a los trabajadores de la toma de decisiones. Porque somos claros con respecto a este contenido esencial declaramos que la autoridad máxima de esta Federación la constituye el plenario general de empresas. No buscamos y no deseamos representaciones individualistas, vamos a construir una representación debidamente afirmada en los principios de la democracia participativa".